Opinión del capítulo 8×11, por Ricardo Aguilera


El especial de nochebuena, titulado “Un número muy feo, una urraca a la fuga y un cordero por mensajero”, de este año sorprende mucho porque es divertido y muy dinámico. Después del especial de los 100 capítulos no había muchas esperanzas pero cumplió muy bien.

“Fermín”, por iniciativa propia, compra  boletos de lotería para vendérselos a los vecinos, que se niegan a comprarlos. “Javi” y “Enrique” le dicen que es un error y los vende a doña “Fina” y la “Chusa” para recuperar el dinero. Este es el principal eje del episodio. “Fina” se convierte en un aporte haciendo aparecer nuevas situaciones cuando se relaciona de manera más frecuente con los otros personajes. “Fermín” también mejora, pero está mejor “Javi” que ya no contiene su descontento y lo manifiesta con frases divertidas.

“Amador” y “Maite”, por su parte, deciden ir donde la asistente social para que les deje estar con sus hijos durante navidad. La joven se opone, pero su jefa los autoriza arruinando el panorama navideño de “Patricia”, que tiene que vigilar a los niños mientras estén con  sus padres. Pero los “cuquis” no tienen donde recibir a sus hijos y “Maite”, a cambio de un “trabajito fino”, le arrienda el bajo a “Fermín”. Ya instalados, llega el hermano lisiado de “Amador” que vuelve de Ibiza y se acopla a la celebración. Además, son visitados por la madre de “Amador” que se entera de toda la verdad en plena cena. Esta trama saca muchas risas porque los hermanos “Rivas” son muy rurales para comportarse y mienten mucho inventando estupideces para no ser descubiertos. “DJ Theo” abre nuevos caminos y refresca esta historia que parecía desgastada.

“Judith”, por su lado, sigue sin rumbo y está sola en navidad porque “Rebeca” se va a Nueva York con sus amigos del bufete. “Trevor” se casa y ella tiene que pasar la nochebuena con “Enrique” que también está solo cuidando a “Dylan”. Terminan con un beso. Esta trama estuvo un poco floja, pero pasó desapercibida.

En la última parte del capítulo, se resuelve la trama principal cuando “Nines” roba los boletos de lotería y se va con “Toñín”, que era el infiltrado para robárselos a “Fina” que se acostó con “Vicente” (que lo hizo para que los vecinos se quedaran con la pasta).

En conclusión, la serie se recicla y los personajes están tomando más fuerza. Este capítulo fue especial porque no hubo discursos reivindicativos de ningún tipo y la trama se centró en los habitantes del edificio. Sin embargo, extrañé una mayor participación de “Raquel”. Ojalá  en los próximos capítulos tome mayor protagonismo. En fin, un capitulo divertidísimo, como casi todos los especiales que nos han regalado.

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s